Sopa con pasta casera rápida




Una sopa espléndida con una pasta nada común que nos hará quedar muy bien a la hora de ofrecer un plato caliente.

Porciones: 4

INGREDIENTES
1 taza de agua (250cc.)
50 gramos de manteca (mantequilla)
1 cucharadita de sal
4 tazas de caldo (1000cc.)
1 y ¼ taza de harina (150 gramos)
50 gramos de queso rallado
4 huevos
Sal, pimienta, nuez moscada
1 cucharada de perejil picado

PREPARACIÓN
Poner en una cacerola chica el agua, sal y manteca. Llevar al fuego hasta que comience a hervir. Se retira del fuego, se echa de golpe la harina y se revuelve enérgicamente.
Se vuelve a poner sobre el fuego siempre mezclando hasta que se forme una bola que se desprenda de la cacerola fácilmente.

Se retira y se agrega el queso y el perejil picado mezclando bien y se deja hasta que esté a temperatura ambiente.
Se incorporan de a uno los huevos batiendo con fuerza cada vez, hasta que la masa se vuelva lisa y suave. Se termina de condimentar a gusto.

Esto se puede hacer también con batidora eléctrica.

Se enmanteca una placa o fuente de horno, se pone parte de la preparación en una manga con boquilla lisa de un centímetro y medio de diámetro o simplemente con el acople y se van formando bolitas bien chicas que se van acomodando, dejando algo de espacio entre una y otra.

Se llevan a un horno moderado de 190º hasta que las bolitas se inflen y comiencen a dorarse. Se baja la temperatura del horno y se dejan hasta que estén bien cocidas y doradas. Una vez prontas se mantienen en el horno apagado hasta que estén frías.

Se ponen en una fuente y se llevan a la mesa.
Se sirve el caldo caliente en los platos y luego cada uno se agrega la cantidad de bolitas a gusto. Se puede espolvorear con queso rallado si se desea.