Salsa de tomate y albahaca para ravioles caseros




Porciones: 6

INGREDIENTES
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de mantequilla
2 cebollas medianas picadas
3 dientes de ajo picados
Pizca de sal
2 tazas de pulpa de tomate envasada (500cc.)
1 cucharadita de azúcar
Tomillo y orégano a gusto
Sal y pimienta recién molida
2 hojas de laurel
6 o 7 hojas de albahaca fresca (esto dependerá del gusto de cada uno)
Caldo caliente para agregar
1 cucharada de manteca (mantequilla)

PREPARACIÓN
Llevar una cacerola al fuego y dejar hasta que esté caliente.
Incorporar la manteca y el aceite. Apenas esté derretida la manteca incorporar la cebolla y pizca de sal.

Dejar rehogar y luego agregarle el ajo picado, la pulpa de tomate y el azúcar.
Mezclar, tapar la cacerola y dejar a fuego fuerte hasta que hierva.

Cuando levanta el hervor, destapar la cacerola y agregarle el laurel, orégano y tomillo a gusto. Mezclar nuevamente y terminar de condimentar con sal y pimienta recién molida.

Bajar el fuego y dejar que se cocine lentamente hasta que se forme una salsa consistente, agregándole algo de caldo si fuese necesario.
Unos minutos antes de retirarla se incorpora las hojas de albahaca cortada en trozos chicos y a mano. La cantidad de albahaca, como dijimos anteriormente, va a depender de cuanto nos agrade sentir el sabor de la misma en la salsa.

Al retirarla se le incorpora la manteca restante revolviendo rápidamente hasta integrarla. Servir sobre los ravioles.