Ravioles caseros rellenos de queso roquefort




Porciones: 4 o 6

INGREDIENTES
Masa
1/2kg de harina (500gramos)
½ cucharadita de sal
3 huevos
2 cucharadas de aceite
Agua cantidad necesaria

Relleno
1/4kg de queso roquefort
300gramos de ricota
4 cucharadas de perejil picado
3 yemas
Sal, pimienta negra recién molida

Salsa
Manteca (mantequilla)
3 o 4 hojitas de salvia

PREPARACION
Masa. Poner la harina cernida junto con la sal sobre una superficie lisa en forma de corona.
Colocar los huevos y el aceite.
Con la punta de los dedos ir uniendo los huevos con el aceite e ir integrando la harina de afuera hacia adentro hasta formar una masa. Si es necesario algo más de líquido para terminar de formarla, agregarle de a pequeños chorritos agua hasta armarla.
La masa debe tener una consistencia media.
Trabajarla, amasándola con la palma de las manos aproximadamente 10 minutos hasta obtener una masa lisa y elástica.
Formar un bollo, cubrirlo con un paño y dejarlo descansar durante media hora.

Dividir el bollo en dos o tres partes para estirarlo con mayor facilidad.
Tomar una de las masas formar un bollo y aplanarla primero con la palma de la mano.
Se estira la masa con el palote siempre ayudándose con un poco de harina para que la masa no se pegue. Se le da forma rectangular y se comienza a estirar desde la mitad de la masa hacia la parte superior llegando bien a los bordes hasta que quede bien fina de (aproximadamente 2mm de espesor).

Girar la masa y estirar la otra mitad de la misma forma. Una vez terminada se espolvorea con harina o sémola de trigo y se cubre con un paño para que no se seque.
Se repite lo mismo con el resto de la masa.

Relleno. Pisar con un tenedor, el queso roquefort y la ricota hasta formar una pasta.
Agregarle el perejil picado, las yemas, algo de sal y la pimienta recién molida.
La pimienta negra es importante ya que le aporta un sabor muy particular en la combinación de quesos.

Armado de los ravioles. Poner el relleno en una manga con boquilla lisa o bien emplear una cuchara para distribuir el relleno. Tomar una de las tiras de masa y pincelar la mitad con clara.
Distribuir montoncitos de relleno dejando una distancia de 5cm entre uno y otro.
Cubrir con la otra mitad de la masa apoyándola suavemente sobre el relleno.
Pasar el dedo alrededor del relleno para que quede bien adherida la masa y retirarle el aire.
Con una ruedita cortarlos y dejarlos orear durante una hora.

Cocción. Cocinarlos en abundante agua hirviendo con sal gruesa.
Una vez que suben a la superficie dejarlos hasta que estén al dente es decir que al masticarlos ofrezcan cierta resistencia pero la masa esté cocida.
Retirarlos con una espumadera y ponerlos en una fuente previamente calentada.

Salsa. Poner la manteca cortada en trozos en una sartén junto con las hojas de salvia.
Llevar al fuego y una vez que la manteca esté derretida dejar un minuto más para que se impregne del sabor de la salvia. Retirar y bañar los ravioles.