Ravioles caseros rellenos de jamón y champiñones con salsa suave




Porciones: 4 o 6

INGREDIENTES
Masa de los ravioles
1/2kg de harina ( 500 gramos )
3 huevos
2 claras
Agua templada cantidad necesaria

Relleno
1 cucharada de manteca (mantequilla)
1 cucharada de aceite
1 cebolla grande
Sal
1/2kg de champiñones frescos (500 gramos)
Jugo de limón
400 gramos de jamón cocido cortado en fetas finas
3 yemas
2 cucharadas generosas de perejil picado
50 gramos de queso rallado suave
Sal, pimienta recién molida
1 sobre de sopa instantánea de champiñones (17 gramos)
Pan rallado o galletitas molidas

Salsa
3 cucharadas de aceite
1 cebolla
2 tazas de tomates maduros, pelados y picados
1 morrón colorado (pimiento, ají dulce)
1 zanahoria mediana
1/2 vaso de vino blanco
1 lata de arvejas
Hojas de albahaca

PREPARACION
Masa. Primero, poner los huevos y las claras en un bol y mezclarlos ligeramente.
Poner sobre la mesada la harina cernida en forma de volcán.
Formar un hueco en el centro e incorporar los huevos ligeramente mezclados.

Comenzar a tomar la masa con la punta de los dedos incorporando de a poco la harina a los huevos. Siempre de afuera hacia adentro hasta incorporarlos y formar una masa.
Si fuese necesario se le agregará un poco de agua templada para terminar de armar la masa.
A medida que se va necesitando se va agregando de a pequeñas cantidades, agua templada.

La masa de ravioles no debe ser tan firme como la de los tallarines sino ligeramente más blanda que ésta.

Una vez formada se trabaja con las manos, estirándola y replegándola varias veces.
Siempre ayudándose con un poco de harina para que no se pegue.
Continuar con el amasado durante 10 minutos aproximadamente o hasta que esté lisa y elástica.

Envolver la masa en papel film o cubrirla con un repasador para que no se seque.
Dejarla en reposo durante media hora para poder estirarla más fácilmente.

Relleno. El relleno conviene prepararlo la noche anterior y dejarlo en la heladera hasta el día siguiente. Esto contribuye a que se sazone más y adquiere mayor firmeza facilitando la distribución del mismo sobre la masa.

Limpiar los champiñones con un paño húmedo (no sumergirlos en agua). Picarlos chiquitos y rociarlos con el jugo de limón. El jamón se pica también.

Aparte, poner una sartén sobre el fuego y dejarla hasta que esté caliente, agregarle la manteca, el aceite y la cebolla picada chiquita con algo de sal.
Dejar que se rehogue, incorporarle los champiñones y cocinarlos hasta que el líquido que desprendan se reduzca.
Retirarlos y ponerlos en un tazón junto con el jamón. Mezclar e incorporarle el perejil picado, el polvo de la sopa instantánea, las yemas, el queso rallado y terminar de condimentar a gusto.
Incorporarle pan rallado o galletitas molidas hasta que la preparación tome la solidez necesaria. Llevar a la heladera.

Salsa. Poner en una cacerola, el aceite, la cebolla y el morrón picado. La zanahoria rallada y los tomates.
Dejar cocinar durante 7 minutos. Salpimentar y añadir el vino blanco.
Mantener la preparación a fuego fuerte hasta que el alcohol se evapore.

Bajar el fuego y agregar las arvejas y las hojas de albahaca cortada en trocitos.
Dejar unos minutos y apagar.

Estirado de la masa. Se divide la masa en dos o tres porciones y se estira de una por vez.
Se enharina el palote y un poco la mesada.
Se forma un bollo con una de ellas alisándolo bien con las manos.
Se apoya sobre la mesa de trabajo y primero se aplana y luego se empieza a estirar con el palo de amasar en forma pareja y dándole forma rectangular.
Poco a poco la masa comenzará a ensancharse e irá tomando la forma y el espesor deseado 2 o 3mm.

Una vez estirada, marcar la mitad y distribuir el relleno en una de las mitades.
Si el relleno estuviese demasiado rígido al sacarlo de la heladera, lógicamente se espera unos minutos.
El relleno no debe ser excesivo para que los ravioles no se abran al cocinarse.
Con una espátula se empareja bien el relleno y se encima la otra mitad de masa.

Marcar la masa con cualquiera de los elementos con que se cuenta para darle forma.
Puede ser con palote, con ruedita de hacer ravioles o con planchas apropiadas para ello.
Una vez marcados cortarlos con la ruedita dentada.

Continuar con el resto de la masa hasta terminar.

Cocción. Cocinarlos en abundante agua hirviendo con sal.
Con la olla destapada. Una vez que suben a la superficie se dejan unos minutos y se van retirando con una espumadera grande.
Se acomodan en una fuente de horno y se salsean.
Si es necesario se pueden calentar unos minutos en un horno bien caliente y servir.

Otra opción. Se pueden preparar los ravioles y guardarlos crudos en el freezer. En el momento de cocinarlos se retirar y así congelados se echan en el agua.
Duración de los ravioles freezados aproximadamente 2 meses.