Canelones navideños de jamón y pollo




Porciones: 6

INGREDIENTES
Masa
1/2kg de harina ( 500 gramos )
3 huevos
sal
pan rallado cantidad necesaria

Relleno
1 pechuga de pollo hervida
150 gramos de jamón cocido
1 latita de paté de jamón
1 cebolla grande picada
1/4 taza de aceite
2 huevos
50 gramos de queso rallado
1 cucharada de perejil picado
condimentos a gusto

Salsa blanca
50 gramos de manteca
3 cucharadas de harina
1 y 1/4 taza de leche ( 210cc. )
sal, pimienta, nuez moscada

Para cubrir salsa blanca liviana
50 gramos de manteca
1 y 1/2 cucharada de harina
1 y 1/4 taza de leche ( 210cc. )
sal, pimienta,
1/2 taza de crema de leche o nata
queso rallado para espolvorear

PREPARACION
Relleno. Poner sobre el fuego una sartén hasta que esté caliente. Agregar el aceite y la cebolla bien picada. Salar un poco y dejar cocinar hasta que esté blanda pero sin dorar.

Aparte, picar bien chiquito el pollo y el jamón. Incorporarle la cebolla y el paté. Mezclar bien todo.
Agregar los huevos, el queso rallado y el perejil picado.

Salsa blanca. Poner en una cacerola chica la manteca cortada en trozos.
Llevar al fuego y dejar hasta que esté derretida.
Agregar de a poco la harina revolviendo siempre hasta formar una crema espesa.
Añadir la leche caliente de a poco por vez y revolviendo continuamente hasta que espese.
Retirar y condimentar a gusto.

Incorporar la salsa al relleno mezclando todo hasta formar una pasta homogénea. Terminar de condimentar a gusto.
El relleno conviene hacerlo el día anterior y dejarlo enfriar en la heladera así resulta más fácil rellenar los canelones.

Otras opciones para la masa. Si no desean hacer la masa la pueden comprar preparada y cocinarla siguiendo las instrucciones del envase.
O comprarla en fábricas de pastas.
También se puede sustituir esta masa por panqueques.

Masa. Se pone la harina sobre la mesa de trabajo, se hace un hueco en el centro y se ponen los huevos ligeramente mezclados junto con una pizca de sal.

Se va trabaja en un principio con las puntas de los dedos incorporando de a poco la harina a los huevos.
Se agrega agua en la medida que se necesite para poder armar la masa pero siempre de a poca cantidad.

La consistencia debe ser intermedia ni demasiado dura ni blanda.
Una vez que se armó la masa se forma un bollo y se comienza a trabajar con ambas manos procediendo a realizar el amasado.

Estirando la masa y replegándola hasta lograr elasticidad en la masa.
Taparla con un paño seco y dejarla descansar durante media hora.

Estirarla fina de aproximadamente 4 a 5 mm de espesor y cortar cuadrados de 8 centímetros de lado.

Se cocinan en abundante agua hirviendo con sal durante dos o tres minutos. Se retiran con una espumadera, se pasan por agua fría y luego se escurren.

Espolvorear con pan rallado la mesa de trabajo y apoyarlos allí e ir rellenándolos y acomodándolos en una fuente de horno ligeramente aceitada.

Una vez prontos, cubrirlos con la salsa blanca liviana.
Para realizar esta salsa seguir el mismo procedimiento anterior y agregándole una vez cocida la crema de leche o nata.

Espolvoreárlos con queso rallado y gratinarlos en un horno fuerte.

Ventajas. Este plato puede ser realizado con días de anterioridad y guardarlo en el freezer sin gratinar.